Ideas para pintar las paredes de la sala

Escoger el color de nuestra sala es una decisión que va más allá de cuestiones puramente decorativas.

No sólo debe gustarnos y combinar con el estilo de los muebles: lo más importante es que ese color transmita buenas sensaciones y nos ayude a sentirnos a gusto, y más aún si se trata de la sala de estar, que es una de las habitaciones en las que más tiempo pasamos a lo largo del día.

Ten en cuenta que la arquitectura interior se potencia con la ayuda de la pintura y el color, ya que transforman la percepción espacial, la atmósfera y el estilo de cualquier habitación.

Según la mayoría de las clasificaciones de colores, existen cuatro paletas: cálidos oscuros, cálidos claros, fríos oscuros y fríos cálidos. Para no equivocarte y asegurar una buena combinación de colores, elige siempre colores dentro de la misma paleta, ya que estos armonizan entre sí y no hay peligro de estridencias. No importa si usas uno, dos o más colores dentro de una misma paleta, manteniéndote dentro de las mismas tonalidades seguro que acertarás.

Hay otra cuestión a tener en cuenta a la hora de escoger una paleta que va más allá de los gustos personales: la luz. Has de tener muy en cuenta el efecto que causará ésta sobre tus paredes, si será natural, artificial o ambas. Y cómo se reflejara ésta en las paredes, es un aspecto a tener en cuenta, ya que los tonos más claros reflejarán la luz y los oscuros la absorberán.

Teniendo en cuenta esta regla, los colores que uses en la pared valorarán el espacio que vayas a pintar: Los colores claros acercarán las paredes y convierten la sala de estar en un espacio muy acogedor. Los oscuros la alejarán visualmente, creando profundidades, diferentes ambientes y agrandando el espacio.

Además, las distintas calidades de la luz (natural o artificial) afectarán a la pintura. Por este motivo, hay que comprobar la evolución del color a lo largo del día: rosácea al amanecer, amarillenta al medio día y rojiza al atardecer.

También es necesario escoger la técnica de aplicación de la pintura, que aportará el acabado deseado, brillante, satinado o mate (que puede venir determinado por la orientación de la estancia y la luz natural de la misma) o si se buscan texturas decorativas.

Ten en cuenta los colores que más te gustan y combínalos teniendo en cuenta estos tres factores:

-Los muebles: lo más normal es que estos sean de madera, que podrás pintar, decapar, barnizar… dependiendo del tono que hayas elegido para tu salón.

-Las cortinas y telas: aquí es donde se puede ser más atrevido y destacar con unas pinceladas osadas en algunos cojines o tapicerías. Con las cortinas has de ser más precavida.

-Los complementos: pantallas de lámparas, adornos, flores, cuadros… y todo lo que se te ocurra es lo que más personalidad dará a tu sala de estar, y dará la nota más particular y original.

• Explora con Extracryl

Visualiza el color

• Empiece su Proyecto

Interior
Exterior



• Consejos Utiles

Consejo del mes
galeria